Barquitas de calabacín

El otro día hicimos pollo al curry. Pues bien, nos sobró un poquito y como en Alemania no se tira nada, más que nada porque no sé en cuál de los 25 cubos de reciclaje habría que ponerlo, pues decidí reaprovecharlo. Así que fui al supermercado turco que tengo al lado, que es donde he encontrado hasta ahora, las mejores verduras y a mejor precios, a ver qué tenían. Vi unos calabacines con buena pinta y bastante bien de precio, así que decidí hacer barcas de calabacín rellenas de verduritas y pollo al curry. El resultado, buenísimo. Yo lo hice con este pollo, pero podeis usar cualquier carne o simplemente verduritas. Aquí os dejo mi versión.

Barquitas de calabacín:

Dificultad: Fácil.

Tiempo: 20 minutos más 5 de horno.

Ingredientes, (para dos personas).

Un calabacín grande.Ingredientes

Media cebolla.

Un puerro.

Un tomate (opcional)

La carne sobrante (en mi caso, pollo al curry)

Aceite de oliva.

Sal.

Elaboración:

Cortamos el puerro y la cebolla y lo ponemos en una sartén con una cucharadita de aceite de oliva virgen a pochar.

Mientras esto se va haciendo, cogemos lel calabacín y los cortamo longitudinal y transversalmente. Es decir, cortamos el calabacín a la mitad y luego abrimos cada una de las mitades de dos; de tal manera que nos queden cuatro barquitas.

calabacion cortado

Con un descorazonador, o una cuchara o un cuchillo, vaciamos los trozos de calabacín. Dejaremos que la piel tenga un grosor de medio centímetro, aproximadamente, para que tenga consistencia cuando le pongamos el relleno.

La carne del calabacin que tenemos después de vaciarlos, la cortamos y la añadimos al sofrito de puerro y cebolla.

Mientras las verduras se van haciendo juntas en la sartén, cocemos un poco las barcas de calabacín. Luego las meteremos al horno, pero como será muy poco tiempo, yo las ccocino un poco antes para que no quede tan duro y se pueda comer. Para eso ponemos las cuatro partes de calabación en una olla con agua hirviendo y un poco de sal durante no más de 5 minutos.

cocción

Una vez transcurrido el tiempo, los retiramos del agua, escurrimos bien y los ponemos en una fuente de horno.

En este punto el calabacín ya estará hecho junto con el puerro y la cebolla y añadimos entonces el tomate tamnbién cortado en trozos. Si no teneis tomate, podeis usar una cucharada de tomate frito. Cuando el tomate se deshaga, añadimos la carne, en mi caso pollo al curry sobrante. Antes de añadirlo, lo picamos pequeñito.

verdura con pollo

Como os dije, podeis usar cualquier carne, como carne picada, la añadireis en crudo y si lo preferís también podeis añadir queso, que sea cremoso, tipo brie o también un queso de untar tipo philadephia, para que se mezcle bien con las verduras. Os recomiendo que le echeis una cucharadita de curry picante, que le da muy buen gusto y un toque orignal a este plato de aprovechamiento 😉

Cuando tenemos ya este “pisto” listo, con una cuchara, vamos rellenando las barcas de calabacín.

Relleno

Si quereis le podeis poner un poco de queso por encima, parmesano, emmental, lo meteis al horno a gratinar 5 minutos y listo para comer.

Final

Anuncios

Ravioloni con salsa de salmón ahumado y queso azul

Esta receta es muy sencilla, igual sorprende un poco la mezcla de salmón ahumado y el queso azul, pero son dos sabores que combinan muy bien…Probad y ya me contareis.

Lo que suelo hacer es añadir unas tiritas de salmón ahumado en la salsa que os explicaré a continuación, pero en esta ocasión, como había comprado pasta fresca rellena de salmón, pues no le he echado más a la salsa, para que no sea excesivamente fuerte. Esta es la receta, fácil y rápida, como nos gusta para un día sin mucho tiempo que dedicar a cocinar.

Ravioloni con salsa de salmón ahumado y queso azul.

Dificultad: Fácil.

Tiempo: 10 minutillos.

Ingredientes:

Tortellini, o cualquier pasta fresca rellena, de espinacas, nueces, setas…lo que más te guste. Yo, esta vez, he usado unos rellenos de salmón ahumado (del Ldl, o del ladyDi como decía la abuela de un amigo).

Nata para cocinar (la puedes rebajar con un poco de leche).

Queso azul, un pedazo generoso (uno no muy fuerte y que funda bien, LaPeral es perfecto, o el de Fueya…el roquefort también puede valer. El gorgonzola, aunque de sabor va genial, no funde igual que los anteriores, con lo que la salsa quedaría con tropezones).

Salmón ahumado.

Preparación:

Muy fácil, muy rápido. En una olla, se pone a hervir el agua donde vamos a cocer la pasta. Le añadimos sal a gusto, mejor si es gruesa. Mientras, en un cazo, se pone a calentar la nata, antes de que empiece a hervir, se va añadiendo el queso azul, y vamos removiendo, para que la nata no se queme. Cuando queso y nata se han hecho uno en forma de crema, añadimos el salmón ahumado, cortado en pequeñas tiras, removemos un poco… A estas alturas, el agua ya estará hirviendo, así que podemos cocer la pasta al punto que más guste. removemos un poco más la salsita con el salmón.
Cuando la pasta esté cocida, escurrimos, le podemos añadir un chorro de aceite de oliva.

Ya está listo, ahora sólo queda servir y emplatar a gusto. Yo le he añadido una ramita de albahaca fresca, que da mucho aroma. ¡Listo para comer!